viernes, 13 de enero de 2012

Sobre el diagnóstico

Hablar de certeza y error como dos polos excluyentes hacen ingresar a la ciencia al circo de los posicionamientos binarios. Todo parece un gran partido de futbol y se le exige al médico, pero también al verdulero o a la maestra que definan de manera taxativa: ¿es o no es inteligente mi hijo? ¿Está maduro o no está maduro el durazno? ¿Tiene o no tiene cáncer la Presidenta? Hace rato que perdimos el gusto por el futbol porque solo exigimos el triunfo y condenamos la derrota, y hace rato que hicimos de los médicos los nuevos sacerdotes de la biopolítica moderna. Pero la vida no se define por penales y los médicos no tienen la fórmula de la inmortalidad. Solo se trata de salir del existismo y por ello del derrotismo: no es un buen o un mal médico el que mejor se acerca a la realidad con un diagnóstico. No estamos en un programa de preguntas y respuestas. No es mejor científico el que encuentra una nueva verdad, porque seguramente esa verdad en pocos años se encuentre superada. La ciencia avanza refutando, pensaba Karl Popper, no se trata de acertar sino de ir descartando las hipótesis que no cierran. Y para eso hay que enunciar hipótesis y ponerlas a prueba. La vida es un hecho complejo, no se trata solo de un fenómeno biológico. Los médicos no son adivinos ni jueces, sino acompañantes. Hay técnica, pero también hay arte. Hay racionalidad, pero también hay amor. No se trata todo de aciertos o equivocaciones, sino de un vínculo que busca la tranquilidad y el mejor escenario para avanzar o no hacia una operación. Todo depende de lo que busquemos en la figura del médico y en lo que esperemos de nosotros mismos. La Presidenta estuvo tranquila. Creo que eso es lo único que vale.

Publicado en Revista Noticias el 13/01/12

8 comentarios:

  1. El problema es que en esta sociedad exitista en la cual nos hayamos inmersos lo único que importa es el resultado inequívoco, olvidando que tanto médicos como pacientes somos seres humanos sujetos a error.

    ResponderEliminar
  2. Excelente Dario,creo que todo cierra en lo que esperemos de nosotros mismos. Un gusto volver a leerte en el blog.

    abrazos totales.

    ResponderEliminar
  3. Unos escribe en un doble ejercicio, cierto? Para unos y para el otro, está bueno que el otro que te lee comparta sus impresiones; así la ganancia es mutua. Gracias a vos por seguir compartiendo tan generosamente!

    ResponderEliminar
  4. Claro, lo que esta mal es querer conocer o aproximarse a la verdad, algo que para vos debe ser anatema. Sonas como un relativista epistemico estereotipico, misrepresentando las practicas de diversas disciplinas, criticando un binarismo que nadie defiende.

    El "amor" te ayuda a conocer la verdad? Revisa tu epistemología. Ademas... Popper? La filosofía de la ciencia actual lo descartó casi totalmente... la inducción fue rehabilitada.

    El posmodernismo murió, suerte que en argentina nadie se dio cuenta. Actualizá.

    Diego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. soy relativista y posmodernista. lo lamento si estoy muerto! abrazos y gracias por leer igual a un fantasma y darle ordenes...

      Eliminar