viernes, 28 de octubre de 2016

Fin de año

“Me desperté de pronto en medio de mi sueño, pero solo para tomar conciencia de que estaba soñando, y que necesitaba seguir soñando para no morir…”
(Nietzsche)


El final. Hay un único final, el resto es literatura. Hay un único final que no es éste, ni aquel, ni ninguno de los finales. Hay un único final que no es narrable; el resto son narraciones, relatos, cuentos, cuentas. Contar, ese provocativo verbo que disuelve la frontera entre lo cualitativo y lo cuantitativo, y nos exige insistir en la distinción entre lo conveniente y lo inconveniente, entre lo que rinde y lo que rindiéndose sin embargo triunfa. No se puede ganar siempre: esa es la clave del juego de los triunfos y las derrotas. O peor; esa es la clave para comprender que si hay un sentido, debería exceder el juego de los triunfos y las derrotas. Pero uno cuenta sus cuentos dando cuenta de lo contable, perdiendo así la dimensión silenciosa de los relatos. Esa dimensión que no cuenta, pero hace la diferencia: se extraña lo que se sabe que no cuenta. Toda nostalgia por los relatos se vuelve un nuevo relato. Toda nostalgia por lo contable reproduce la misma matriz de la que se pretende una diferencia. Y sin embargo, hay una nostalgia que no va para atrás. Ni para adelante. En realidad no va, sino desarma. Algo se desarmó. Algo que excede. Va más allá porque está más acá del más acá. Excede personas, instituciones, promesas. Algo se desarmó evidenciando que cualquier algo puede desarmarse. Tal vez esa nostalgia sin tiempo tenga que ver con esta conciencia del desarme. Es que sin armas, el poder se estrella en sus propias definiciones. Y al revés, poder contra poder, gana el poder. Pero al final no se trata de lo que se puede, de lo posible, sino de lo imposible. Por eso no es el final. Nunca es fin de año porque el único final posible es el final imposible. El verdadero final, que es único. El verdadero fin de año es el fin de los años, el fin de los cuentos, el fin de las cuentas. Mientras, hay un planeta que gira alrededor de una estrella y que no sabe de calendarios, ni de comienzos ni de finales. Nunca hay un final para lo que gira porque tampoco hubo un inicio. El planeta no sabe de cuentos, ni de cuentas. Solo gira, volviendo eternamente a realizar el mismo giro. Una piedra suelta en un universo de piedras sueltas, donde vaya a saber por qué se produjo algo que en su devenir evolutivo creó sentido. Un por qué tan imposible como imposible es que el sentido explique el final, o el inicio (que es lo mismo). Una piedra que en algún momento, creemos, explotará o implotará, y llegará el verdadero final, ese imposible. Y entre tanto, todo este resto de finales no son más que restos, o sea literatura. O sea, relatos que intentan explicar sentidos y que provocan cambios. O no. Pero por lo menos, provocan. El ser humano, ese animal que se narra a sí mismo. Y que provoca que el año tenga un sentido que exceda a la piedra girando alrededor de la estrella. Un sentido donde al final de cuentas, se pueda hacer un balance y contablemente definir: ¿hubo sentido o no hubo sentido? Pero que nunca pueda hacer estallar la pregunta y comprender que toda narración tiene sentido si se la reescribe todo el tiempo, si se mueve, e incluso si se niega a sí misma. Ahí reside el poder imposible: en provocarse a sí mismo e ir tan a fondo donde no hay fondo para desfondar todo sentido. Si el resto es literatura, se trata de hacer literatura de los restos. Un resto es lo que queda, aquello que a pesar de todo infructuoso intento aun permanece, en un vacío con más contenido que cualquier plenitud, en un silencio que desborda toda voz, en una fuerza que es más fuerte porque debilita toda fuerza. Los fuertes absolutizan los finales, y por ello absolutizan los inicios. Y creen que están cambiando el mundo. Incluso cuando sostienen con tanta fortaleza que el mundo ya no puede ser cambiado. Los fuertes celebran fin de año como si fuera el final, o el inicio (que es lo mismo). El resto es literatura. El resto no cambia el mundo: crea mundos. Muchos mundos, como tiene que ser el mundo: muchos y ninguno. Cuenta sabiendo que cada cuento cuenta en la medida en que no cuenta. Descuenta. Interrumpe la cuenta. Juega, sabiendo que todo es juego. Sueña, sabiendo que todo es sueño y que no se puede sino seguir soñando. Celebra fin de año sabiendo que no es el final. El resto no trata de personas, ni de instituciones, ni de promesas. Es un resto. Es la piedra que gira un año más, descontando los años que restan para ese final imposible. Solo gira, volviendo eternamente a realizar el mismo giro. Una piedra suelta en un universo de piedras sueltas…

Texto publicado en Tiempo Argentino en 2015

24 comentarios:

  1. Capo mal!!! Quisiera algun dìa sentarme a tomar un cafe con un tipo con tu cabeza. Solo para ver si la mia es tan pequeña como creo...

    ResponderEliminar
  2. Lo que los humanos tomamos como "Final" es sencillamente el final de los humanos y de su vision del mundo, o del cosmos, o al menos de su percepción. De ahi a que el mundo, o el cosmos deje de existir porque deja de existir la percepcion humana sobre este es otra historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Superás las expectativas de cualquier ser humano, Darío.

    ResponderEliminar
  5. El final como un eterno comenzar...Excelente, Darío!

    ResponderEliminar
  6. Nos contamos... Si no nos perdemos. Relatos palpitantes

    ResponderEliminar
  7. "Una piedra suelta en un universo de piedras sueltas". No somos más que relatos.

    ResponderEliminar
  8. Dario, No te conocia, te vi en la entrevista de Luis Novaresio . Desde ahi te sigo........ Realmente sos un capo, hace falta gente con tu cabeza!

    ResponderEliminar
  9. entre todas las piedras sueltas del universo elegí esta,acá también estas vos Dario, no elegí mal

    ResponderEliminar
  10. " Y creen que están cambiando el mundo. Incluso cuando sostienen con tanta fortaleza que el mundo ya no puede ser cambiado. Los fuertes celebran fin de año como si fuera el final, o el inicio (que es lo mismo). El resto es literatura."
    Volar mientras te leo Dario...

    ResponderEliminar
  11. Que decir...una clase de semiótica y narratologia a propósito de esta desgastante ilusión de finales y recomienzos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Darío, acabo de leer tu texto y ya se espirala hacia dentro y fuera como un último tirabuzón cósmico!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu luz para seguir iluminando los rincones de la casa verdad cotidiana.

    ResponderEliminar
  14. Alta paja mental. Mental de men, hombres. Tal, de "aquel". Es decir, Paja de aquellos hombres. Paja grupal. Paja en grupo. Fin de año, ¿O fin de ano?. Fin de ano de una paja grupal que solo la eyaculación puede detener.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Darío... y coincido el resto es literatura...

    ResponderEliminar
  16. Gracias Darío... y coincido el resto es literatura...

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Simplemente, o no tan simplemente, ¡¡¡genial!!

    ResponderEliminar
  19. Ahí donde el nombre falta tejemos historias, en los huecos de sentido brilla la perla de lo nuevo y la posibilidad de crear nuevos mundos. Por un 2018 flojo de certezas y cargado de preguntas

    ResponderEliminar
  20. Te amo Dario. Me aprendo de memoria 10 reflexiones tuyas, textos, pensamientos etc y le salgo al cruce a mi novio, (siempre lo hago, te sigo y te escucho hace años asi que te robo o "los hago propios" lo deje de una pieza, queda tildado, de todos modos sabe que no son mios. Piensa asi, escribe así, habla asi, la mitad de lo que dice no le entiendo una J es interesante. También del palo tuyo filósofo, antropólogo, politólogo, arquitecto Y docente de la UBA.De laburar:cero.

    ResponderEliminar
  21. No puedo elegir un pasaje. Elijo renacer en cada frase, convención, o no. Gracias por no dar más
    Alternativa que pensar y así elegir

    ResponderEliminar
  22. Hola Darío
    Estoy realizando una propuesta de arte y elaborando el concepto de la muestra. Me puedo comunicar con vos de alguna manera?

    ResponderEliminar